La pandemia marcó un antes y un después para los negocios, por lo que obligó a muchos a migrar a un entorno digital. 

Esto significa que se volvió imperativo conocer de marketing digital, redes sociales, ecommerce, entre otros. 

Una de las cosas que tomó relevancia es que el negocio cuente con su propia página web. 

¿Por qué tener una página web?

Existe algo llamado inbound marketing. Este se encarga de crear estrategias que te den mayor visibilidad ante tu público objetivo. 

Algunas herramientas que utiliza el inbound marketing son la publicación de contenido por medio de blog y posicionamiento SEO. Adivina que… ambas acciones requieren una página web. 

La combinación de estrategias te va a permitir generar mayor cantidad de leads, aumentar tu visibilidad ante tu público objetivo y mejorar la confianza de tu cliente potencial en tu marca.  

Todo esto es sumamente importante porque una vez que consigues la audiencia es parte de tu funnel de ventas o ciclo de ventas (flywheel). 

El ciclo de ventas.

Tanto el embudo de ventas como el ciclo de ventas se basan en atraer, nutrir/deleitar y vender. La diferencia es que el ciclo de ventas te indica que la experiencia del cliente te va a atraer o disminuir la cantidad de usuarios que confían y compran en tu negocio. 

Ciclo de ventas y tu página web

Atracción.

Veamos esto despacio. Empezando con el inicio del ciclo, tenemos el atraer usuarios. En este respecto te puedes ayudar con las redes sociales y por posicionamiento SEO.

Redes sociales. 

Al igual que todo, estas requieren su propia estrategia a largo plazo para su correcto funcionamiento.

Si las utilizas correctamente te van a permitir atraer e interactuar con tu público objetivo. 

Debes recordar que una vez que atraes a tu cliente, tienes que llevarlo a algún lugar donde puedan continuar el proceso de engagement y compra. 

SEO

En este caso, el cliente llega directamente a tu página web por medio de los buscadores. Aquí el usuario puede resolver sus dudas, dejar su información y comprar. 

Esto pasa, porque el SEO se basa en resolver las dudas o búsquedas del cliente potencial. 

En ambos casos, el cliente debe ser guiado a un lugar donde pueda dejar su información e inicie un proceso de comunicación. Es decir, un formulario que está en tu sitio web. 

Engagement.

Una vez que el cliente ha sido atraído, sigue el engagement. El engagement es un proceso en el cual el cliente potencial va tomando confianza a medida que resuelves sus dudas y conocen como puedes resolver su problema. 

El proceso de comunicación puede ser por medio de email marketing, newsletters, blog posts que se publican en tu página web.  Además de estas herramientas, puedes ofrecer tutoriales, casos de estudio, free trials…

Delight.

Aquí obtienes la retroalimentación de la venta que has realizado. Es el momento en que el cliente opina si el producto o servicio ha valido la pena y deja su reseña pública, a esto se le llama prueba social.

Cuando un cliente ve esto en tu página web es más probable que confíe en ti ¿por qué crees que los negocios colocan los logos de las empresas con las que trabajan? ¡Exacto! Mayor credibilidad y más posibilidades de cerrar ventas. 

Cosas que solo puedes tener en tu página web

  1. Formulario para tus clientes.

Seguramente me dirás: pero yo veo que los negocios ponen anuncios con formularios en Facebook. Y tienes razón, en anuncios pagados. 

Tu página web te permite captar la información, crear y nutrir tu base de datos sin que tengas que pagar por ello. 

  1. Posicionamiento en buscadores SEO. 

Cuando una página web se realiza correctamente, se vuelve más fácil de encontrar. Hay una gran cantidad de factores que entran en este aspecto, como lo son la redacción de contenido, uso de palabras clave, velocidad de carga, uso de imágenes, etc.

  1. Tráfico orgánico.

Es más fácil que te encuentren en los buscadores, generes mayor audiencia y acerques al público objetivo.  

  1. Crear una marca. 

Hablamos mucho de que tu cliente potencial te conozca. En tu propia página existen áreas para la prueba social que es como se percibe tu servicio y el peso de tu marca. 

También dejas en claro que es lo que representa tu marca, tu negocio y que puedes hacer por tus clientes. 

Así como existen estas ventajas, también hay formas en las cuales puedes aprovechar al máximo tu sitio web. 

3 Tips para aprovechar al máximo tu página web.

  1. Invierte en tu página web.

Una Web gratuita te quita la opción de posicionar tu página por lo cual pierdes muchas oportunidades de generar audiencia y obtener relevancia. Además de esto, no tendrás acceso a personalización lo que se traduce en adiós ventas. 

Considera que entre otros aspectos, requerirás: 

  • Diseñador de la página. Te proveerá las mejores opciones para tu proyecto, muchas veces ofrecen alternativas para dar mantenimiento tu página y tener respaldo de la misma. 

Al desarrollar tu sitio, seguirá una serie parámetros que ayudarán a que sea fácil de navegar, se cargue rápidamente, cuente con especificaciones como pasarela de pago, agenda de reservaciones o cualquier otro que llegues a necesitar. 

Nota: el hosting y el dominio suelen ser un costo aparte. 

  • Copywriter. Si lo que buscas es posicionar y vender, requieres un Copywriter. Este se dará a la tarea de redactar el contenido de tu página para ser claro, guiar a tu cliente hacia el siguiente paso que desees que realice y vender. 

Este profesional también puede expresar las ideas de manera adecuada como la historia de tu negocio, las ventas de un producto o servicio, sus particularidades, etc. 

Más aún, puede producir el contenido en tu blog para ayudar a que te posiciones en los buscadores. 

  1. Invierte en Marketing digital. 

Como dijimos antes, todo el proceso de ventas es un ciclo. Si quieres que la rueda siga girando también debes hacerlo tú. 

Puedes acompañar tu página web con email marketing, newsletters, publicaciones en redes sociales y estrategias SEO y SEM. 

Todo aporta y lleva a tu cliente de la mano al siguiente paso. 

  1. Ten clara tu marca. 

Antes de cualquier cosa, debes tener bien en claro que vas a ofrecer, a quién y por qué. Si tú no lo tienes claro, nadie más lo va a tener. 

Es necesario que te des a la tarea de definir tu identidad de marca. Esto ayudará a tus clientes a distinguirte y reconocerte. 

A final de cuentas, quieres que te encuentren y te tengan presente.

Si no sabes como continuar en tu travesía por el mundo del e-commerce y el marketing digital suscríbete al newsletter o envíanos un correo, te contestaré lo antes posible brindándote la mejor solución y recomendaciones. 

Síguenos en redes sociales @consergioalanis para enterarte de las últimas noticias. Recuerda, el que persevera alcanza y quiero que llegues a tu meta.